Factura de la luz paso a paso

5 conceptos clave para entender tu factura de luz

Quizás te hayas propuesto ahorrar en tu tarifa de luz, pero al mirar tu factura empiezas a navegar a la deriva entre datos, siglas y conceptos que no entiendes. Y es que las facturas de éste, nuestro sector, son de lo más complejas. ¿Cómo voy a ahorrar si no sé qué estoy pagando?

En los siguientes párrafos te explicamos los 5 conceptos clave de una factura eléctrica para que su lectura y comprensión devenga una tarea sencilla.

1. Períodos de lectura.

Aunque en tu factura aparezcan con la forma de P1 y/o P2 no son players de la Play Station. Los períodos de lectura vienen siempre acompañados de unos números que no son más que tu consumo agrupado según horas. Es posible que solo te aparezca P1. En este caso tu período de lectura es el día entero, y no hay diferencia si te haces unas tostadas para desayunar o para cenar, te costará el mismo dinero en luz.

Si te aparecen los dos períodos significa que tienes discriminación horaria y, por lo tanto, los precios que se te aplican son diferentes. Hay unas horas del día que corresponden a P1 que la luz tiene un precio, y las demás horas del día, P2, tiene otro. Así pues, verás tu consumo agrupado según estos períodos horarios lo cual repercutirá en el coste de tu consumo.

2. Términos de potencia y de energía.

Se le llaman términos pero no son más que precios. Así pues, tenemos el precio de la potencia y el precio de la energía. El término de potencia es lo que pagas por la potencia que tienes contratada y es el Estado quién lo fija. Esta cifra no te tendría que preocupar mucho ya que el precio está regulado por ley y todo el mundo debería pagar lo mismo. Las comercializadoras lo sabemos, así que la potencia tiene el mismo precio aquí y en cualquier lado. O debería tenerlo ;).

Lo que sí deberías mirar es si tienes más potencia contratada de la que necesitas. Piensa que éste es un coste fijo que pagas cada mes, no varía según el consumo, y hace engordar mucho el importe final.

El término de energía es el precio que fija tu comercializadora por cada kilovatio que consumes. En éste sí, fíjate bien. Cada comercializadora pone el precio que quiere (o puede) a la energía que te vende. El primer paso para ahorrar es no pagar de más por el mismo kilovatio de electricidad. ¿Pagarías 5€ por un boli si justo al lado te lo venden por 1€? No tiene mucho sentido.

3. CUPS

El CUPS (Código Universal de Punto de Suministro) es el código que le asigna la distribuidora a un punto de suministro determinado. Para entendernos, sería su DNI. El punto de suministro puede ir cambiando de manos pero el CUPS seguirá siendo el mismo.

Su función es facilitar las tareas de papeleo por parte de las administraciones y ayudar a los consumidores en la contratación de su tarifa de luz. Este número no te tiene que preocupar en absoluto, no es como la matrícula de tu coche que te la tienes que saber de memoria, son 22 dígitos que siempre puedes consultar en todas tus facturas si lo necesitas.

4. Tarifa de acceso

No tiene nada que ver con la tarifa que eliges contratar con tu comercializadora. Ésa es la tarifa de luz, y sí es cosa de la comercializadora. La tarifa de acceso de un suministro, pero, viene determinada por la potencia contratada, y es cosa del Estado. Es la forma que tiene el sector de agrupar los suministros según su magnitud. Los pequeños suministros, que suelen ser los hogares, acostumbran a contratar menos de 10Kw de potencia y pertenecen al grupo de los 2.0, es decir, los más pequeños. Los almacenes industriales, por ejemplo, consumen más y tienen más potencia contratada y, entonces, se los pone en el grupo de los 3.0. Así hasta llegar al 6.4, grupo selecto en el que sólo pueden entrar las industrias gigantescas.

Las tarifas de acceso son, pues, la clasificación de los suministros según la cantidad de potencia que tienen contratada. Los grupos de los que hemos hablado están regulados por ley y por lo tanto son los mismos en todas las comercializadoras. ¿En qué influye, pues, la tarifa de acceso en tu factura de luz? Pues bien, según qué tarifa de acceso tengas, el sistema eléctrico español, regulado por Ley, te carga unos conceptos u otros, lo que repercute en el importe final de la factura.

5. Desglose factura

Visual, gráfico y sencillo.

Si tienes una factura a mano lo verás rápidamente. Más de la mitad de lo que pagas en tu factura de luz son costes regulados por el Estado + impuestos.

En el desglose de la factura puedes ver de forma rápida cuáles son los componentes de tu factura y que peso relativo tienen respecto el importe total.

Ahora que ya sabes descifrar una factura de luz prueba con la tuya.
Presume ante tus amigos de pagar menos por tu luz